La importancia de la imagen corporativa en las organizaciones

Está conformada por diversos elementos que en conjunto posicionan a una marca dentro de la mente de los consumidores, considera aquellos aspectos tangibles e intangibles, entre los más comunes se encuentran: nombre de la organización, logotipo, slogan, identidad gráfica, página web y corazón ideológico. La opinión en conjunto de estos elementos que cada individuo forme al respecto de la organización será la imagen corporativa. Los esfuerzos de las organizaciones se deben orientar en crear experiencias, acompañadas de imágenes sólidas y congruentes.  Por ello es fundamental proporcionarle al mercado y al público en general imágenes y experiencias congruentes con la filosofía de la marca.

Los tangibles de una empresa deben reflejar una imagen original capaz de representar gráficamente su esencia, pues este será el primer referente que los públicos tendrán al respecto, la primera impresión siempre es la más importante. La tarea de crear la imagen física de una compañía va más allá del diseño de colores o formas. Los expertos en estas áreas deben atender a temas mucho más complejos, que tienen que ver con aspectos organizacionales, mercadológicos, psicológicos, entre otros. Para los consumidores decidir entre comprar un producto o servicio por encima de otro  cada vez es más difícil, la razón es que existen pocos elementos que los distingan entre ellos. Unos de estos diferenciadores es la imagen, una marca sin ella no genera valor, los consumidores no podrán establecer vínculos y relaciones a largo plazo. Puesto que al momento de la compra dispondrán de poca información y  referentes que faciliten esta tarea. Las compañías que poseen imágenes solidas son capaces de reducir el impacto de factores externos como la competencia, cambios en el mercado, la economía. Etc.

Por otro lado los intangibles conformados por las experiencias que los consumidores y público en general vivan con la empresa, serán los que complementen esta imagen corporativa. Para lograr que todos los stakeholders mantengan buenas relaciones y experiencias con la organización es necesario crear las condiciones y los lineamientos para hacerlo. Para ello factores como el corpus (filosofía, objetivos), la comunicación interna y externa son muy importantes. La primera le dará dirección y sentido mientras que la segunda busca que todos conozcan la esencia de la organización, trabajen bajo lo mismos objetivos en un ambiente de colaboración. El fomentar buenas relaciones al interior de la empresa y al exterior creara una experiencia completa en donde los empleados se sientan parte de la organización y los clientes valiosos.

En la actualidad se cree que invertir en estos rubros es una tarea que corresponde únicamente a las grandes empresas, sin embargo las pequeñas organizaciones deben ver en la imagen corporativa un gran diferenciador, invertir en estos aspectos le dará mayor oportunidad de mercado, que además servirá para establecer, sus objetivos y el rumbo que la definirá. Tener orden y estructura al interior se verá reflejado al exterior, una organización exitosa es la suma de todos y cada uno de los elementos que la componen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *